Evitemos los alimentos genéticamente modificados.

Posted By: Juan Antonio Calatayud In: Temas del Blog On: Comment: 0 Hit: 882

Para algunas personas, romper con los viejos hábitos y atreverse a hacer algo nuevo puede convertirse en una tarea bastante abrumadora. Pero hay ciertos aspectos que merecen la pena el esfuerzo de intentar cambiar, como por ejemplo, reducir la ingesta de alimentos modificados genéticamente o su uso en la elaboración de suplementos y productos de belleza.

En Naturjoying os ayudamos con esta pequeña guía a dar el primer paso para cambiar hacia unos mejores y más saludables hábitos.

Alimentos.

No transgenicos

Cuando decides poner fin al uso de productos genéticamente modificados, recomendamos siempre comenzar por la comida sana, uno de los hábitos más fácil de controlar. Desde la mantequilla de almendra a las judías negras o a los granos de cereales. Existe una amplia variedad de productos naturales y ecológicos que sustituyen alimentos genéticamente modificados.

Asegúrate que al comprar los alimentos, en el envase del producto se refleje el sello de No-AGM o en su defecto,en inglés, No-GMO.

No-GMO

Con este sello se garantiza que el producto en cuestión no ha sufrido ninguna modificación genética para llegar a nuestra mesa.

Suplementos.

Todos conocemos los suplementos: aportes de minerales, vitaminas y demás beneficios que aportan a nuestro organismo y que nos permiten encarar el día a día con una sensación generalizada de bienestar.

A la hora de llenar nuestro carro con distintos suplementos, siempre hemos de tener en cuenta el etiquetado y el envasado de los mismos, buscando el sello verificado No-GMO.

Productos de belleza

Cosmeticos

Partiendo de la base de que cualquier cosa que entre en contacto con nuestro cuerpo se puede asimilar a través de la piel, nos conviene preguntarnos si utilizar productos genéticamente modificados para nuestro cuerpo es lo más adecuado.

Una gran parte de los productos de cosmética que hay en el mercado actual contienen parabenos y otros tipos de conservantes no naturales. De nuevo, resulta imprescindible leer y entender el etiquetado de los productos, buscando la etiqueta No-AGM.

Comments

Leave your comment